Entrevista a Creadores de Videodanza. Caída Libre/Brisa MP

  • Posted on: 8 December 2010
  • By: hayde

Por: Nayeli Benhumea

Nacida en Santiago de Chile 1975. Es Licenciada en Artes Visuales Universidad Arcis (Santiago de Chile) de Estudios y Proyectos en Cultura Visual, Universidad de Barcelona (Barcelona, España). Realiza estudios de Danza Universitarios (2001-2004). Ha cursado workshops de danza y tecnología en Chile, Suecia, España, Mónaco y Portugal donde realizó Residencia Artística en Danza y Tecnología en el Centro de Artes Preformativas ZDB (2007). Obtiene el SOGEDA PRIX en la IV Bienal de Danza de Mónaco (2006).
Ha participado de la Bienal de Performance Deformes y exhibido sus obras de videodanza en diferentes festivales internacionales. Ha ganado tres veces el FONDART (Fondos para el desarrollo de proyectos artísticos, Gobierno de Chile). Ha realizado muestras de videodanza desde el año 2002 en Chile. Es directora del Encuentro Internacional INTERFACE Arte, Cuerpo, Ciencia y tecnología y del FIVC, Festival Internacional de Videodanza de Chile. Es miembro del Foro Latinoamericano de Videodanza y Fundadora de la Red de Videodanza de Chile.
Ha diversas curadurías para Festivales Internacionales de Videodanza y Video Creación. Ha realizado conferencias y dictado clases de Videodanza y Danza- Nuevos Medios en Chile y Cuba. Ha publicado el libro INTERFERENCIAS (2009). Su trabajo se desarrolla en la transversalidad de lenguajes como el video, la danza, la performance, la tecnología informática, la computación física y aquellas referentes a la ciudad y el espacio público. Actualmente desarrolla el proyecto EUKINETIK_TECH el primer software para Danza desarrollado en Chille y es docente de la asignatura de Videodanza en la Universidad UNIACC (Santiago de Chile).

Nayeli Benhumea (N.B.): ¿Qué es la videodanza?
Brisa MP (B.MP): Gran pregunta!…el videodanza es un formato autónomo de creación audiovisual con influencias de las disciplinas de la Danza, el Cine y las Artes Visuales. El Videodanza se ubica entre estas disciplinas, pero no es un género de ninguna de ellas, no es un registro de una obra coreográfica, ni un documental de danza, sino una obra especialmente pensada y creada para la cámara y para ser vista en pantalla.
N.B. ¿La videodanza es una rama del videoarte o se le puede considerar así?
B.MP: El videodanza no tiene un lugar estático, las obras pueden ser incluidas en muestras de Cine experimental y en aquellas de video arte; esto dependerá de su autor y de las influencias estéticas que tenga la obra, las que pueden ser más cercanas a las operaciones cinematográficas - Cine- o al campo del video arte -Artes Visuales-.
N.B. ¿Es la videodanza un nuevo lenguaje?
B.MP: Yo creo que si, ya que tiene cuestiones formales básicas donde se enmarca. Este marco como su definición permanece en una zona de acción, más que en un espacio, como dije antes, definido y estático. Estas cuestiones formales pueden ser el cuerpo humano, la medición de este cuerpo a través de un sistema de captura (cámara de video, de cine, de foto, web cam, de video vigilancia, teléfono móvil, etc.), el tiempo y el espacio de composición y su visualización y creación para ser visto en pantalla.
N.B. ¿Cómo consideras que se relacionan ambos lenguajes (video y danza)?
B.MP: Actualmente más claramente, con la idea de coreógrafo digital, esto entendido en que en la creación coreográfica tradicional se utilizan las mismas operaciones de edición de la pieza de videodanza. Me refiero a la edición y montaje como el cortar y pegar frases de movimiento, cuadros o frames, intervenir la temporalidad del movimiento corporal que en vez de decirle al bailarín estos movimientos hazlos más lentos o más rápidos, se pueden reelentar directamente en la editora, realizar rewines en los movimientos del bailarín al editar. Además, entender el espacio de composición escénica como un desplazamiento a la composición bi-dimencional en la cámara y la pantalla de la editora. El sonido muy presente en la creación coreográfica, también participa activamente, aunque puede haber o no sonido en una pieza de videodanza.
N.B. ¿Porqué y cómo te iniciaste en la videodanza?
B.MP: La verdad cuando partí no tenía idea que estaba haciendo "videodanza", uno va haciendo su camino y no se preocupa mucho si lo que hace tiene un nombre. Yo inicié con el video a partir de mi trabajo de intervención urbana desde las Artes Visuales, en ese momento situaba como concepto y problema "el lugar" y hacía intervenciones en espacios públicos con objetos o imágenes, mientras estudiaba danza de manera paralela. Después entré a la Universidad al área de Danza, el primer ejercicio fue ver que pasaba con el cuerpo en esos espacios, pero pensé en los cuerpos y ocupaciones de espacios para otro espacio, el de la cámara. En esta motivación encontré un formato donde podía conjugar las disciplinas de estudio que realizaba -Artes Visuales y Danza- y era muy coherente para mi ese desplazamiento, había tomado además en la escuela fotografía y un poco de video, en ese tiempo con cámaras análogas VHS. Inicié con un amigo cineasta, Claudio Sepúlveda, dirigiendo mi compañía Caída Libre, con él realicé en el 2002 el primer video "Cuerpo Cierto (Ejercicio1)", después de esta experiencia comencé a tomar más la cámara y a editar, lo cual permitió que realizara mis videos de manera íntegra. Creo que pasé por diferentes etapas, siempre con un sentido de experimentación.
N.B. ¿Cómo conceptualizas la idea y la danza para una videodanza?
B.MP: Creo que mi inicio partía más desde una temática o concepto, luego me interesé por llevar al video ciertas preguntas que tenia entorno a la danza y sus relaciones con otros campos de la vida y de estudio, y a su vez siempre ha sido una manera de aprender, estudiar un programa o simplemente experimental. A través del videodanza me respondía algunas cosas que no podía sólo con la danza o las artes visuales, siempre mi trabajo es un ejercicio, un ejercicio del hacer, no tengo mucha pretensión con lo que hago tanto en su sentido, como en su técnica, como querer decir algo profundo o hacer una “obra maestra”, eso no me interesa. Creo que este es un medio donde me siento más cómoda porque podía conseguir una cámara y a veces ya no necesitar ni siquiera bailarines para hacerlo, en mi últimos trabajos en 3D ya ni siquiera necesito filmarrme. El cuerpo real desaparece, yo desaparezco.
N.B. ¿Qué diferencias coreográficas existen entre una danza para la escena y una danza para video?
B.MP: Siempre hay que pensar en el espectador, cuando creas una coreografía en vivo, tienes un espacio. el que sea determinará una posición del espectador, puedes dirigir un poco más su mirada o dejarlo que sea absolutamente libre para ver lo que quiera desde el punto que quiera. Pero si pensamos en una coreografía tradicional en un teatro, donde el espectador está de frente, este podrá mirar al menos desde ese punto de vista, lo que quiera. El videodanza en cambio, dirige y condiciona absolutamente al espectador su mirada, ésta será dominada a partir de la cámara, el encuadre que haga el cámara será lo que veamos. Es el ojo de la cámara, luego es el ojo del espectador. Se traslada el cuadro de la cámara al de la pantalla y este en sus dimensiones. El videodanza tiene la capacidad de generar otro tipo de composiciones en el cuadro de la cámara que son imposibles en una obra coreográfica viva. El espacio de composición es completamente diferente, por ejemplo, integrar otras estrategias estéticas además de las antes descritas, puedes introducir texto, fotografía, dibujo, etc. Además, la cámara puede entrar hasta los poros de la piel, detectar el movimiento más pequeño de un cuerpo, que por distancia en una obra de danza escénica, el espectador no podría alcanzar a ver.
Las metodologías tienen algunos aspectos similares, pero en otras son diferentes, por ejemplo, en general los videodanzas se trabajan con equipos interdisicplinarios, no es mi caso, pero lo veo bastante. Esto se explica en el sentido que tanto audiovisuales como coreógrafos y bailarines, deben interactuar para producir en conjunto una tercera obra. Si bien en la coreografía escénica puede suceder esto, en términos del iluminador, el escenógrafo, etc., no existe esta complicidad que se necesita al generar una obra de videodanza.
N.B. ¿Cómo crees que se modifica el cuerpo en el video?
B.MP: Esta es una gran pregunta, trataré de resumir… Creo que si lo vemos desde la composición espacio-tiempo, el cuerpo se modifica por el sólo hecho de direccionar la mirada a un trozo o fragmento del cuerpo en un primer plano o plano de detalle, ya el cuerpo se lee como una parte, no como un todo. Si hablamos de la tecnología, es posible crear otras nociones de corporalidad, creando híbridos a partir de la edición con el efecto “espejo” o “replica”. Si probamos más profundamente con los sistemas de animación 3D, podemos crear cuerpos que no existen en la vida real, incluso podemos hacer que se muevan como nosotros queremos al punto de parecer “reales”. El cuerpo desaparece, se construye desde la interface cerebro–computador, sin mediación de maquinas de captura. El cuerpo es un cyborg que permanece, nace y vive únicamente en un sistema virtual.
N.B. ¿Cómo percibes el cuerpo en el video a diferencia de la escena?
B.MP: El cuerpo se modifica en el video, no es el mismo nunca, está mediado. De hecho si se realiza una prueba de filmar con una cámara casera de 29 frames por segundos un movimiento, verás que en el video aunque encuadres todo el cuerpo a la misma distancia que estaba cuando lo viste en vivo, notarás que el movimiento no es el mismo, se ablanda y relenta. Ese es uno de los peros del videodanza, sobre todo para los que no tenemos cámaras de alta velocidad o de buena calidad de imagen, pues el movimiento del cuerpo pierde su cualidad real.
N.B. En este sentido, ¿podríamos decir que la danza está al servicio del video o que la danza está limitada por las condiciones y formas que establece el video?
B.MP: Yo creo que ambas están al servicio de las dos. No hay una subordinación, aunque creo que en la edición es donde todo se junta, tanto el coreógrafo como el director audiovisual (si existe) se juntan en el montaje de la pieza.
N.B. ¿Cómo crees que se enriquece la danza con el video?
B.MP: Esto tiene que ver con la ruptura de algunas cuestiones teóricas que el videodanza ha provocado en la danza, en el sentido de que erradicó su capacidad “aurática” que Walter Benjamin describe en la pintura en contraposición con la fotografía. Con el videodanza, el video permite la reproducción ilimitada de la obra y su capacidad de sublimación; al ser la danza un producto reproductible, se pierde su cualidad original. Antes la danza estaba limitada al aquí y el ahora, aunque el bailarín se aprenda la coreografía de memoria nunca será la misma en una función u otra, tenia un sentido efímero. El videodanza será el mismo cuantas copias realices. El videodanza ha dado la capacidad de viajar con obras de compañías enteras, cosa que, al menos en Chile, es algo muy difícil de hacer para la danza tradicional. Además el videodanza creo que permite generar otras relaciones y discursos que están más cercanas al campo teórico o reflexivo, dado que ese es su fuerte, nunca podremos superar con el video la llegada de un cuerpo vivo hacia el espectador. Creo que en la danza viva existe más la inmediatez de verse en el otro, de conmoverse porque se activa el sentido de identificación más naturalmente o efectivamente que en el video. Pero el videodanza tiene la capacidad de penetrar en otro campo de relaciones, así como en la dimensión intelectual del espectador.
N.B. Y a su vez ¿cómo crees que se enriquece el video con la danza?
B.MP: Si, por supuesto, siempre integrar otro tipo de cuestiones a un lenguaje o campo artístico es enriquecedor. Si pensamos en el video performance, o en el mismo videodanza ya hace tiempo que estaban presente, tal vez de una manera anónima, pero desde que el video como máquina entró al campo de las artes, como reivindicación política, es que ha estado el cuerpo en él. Pasa que el tema y la pregunta en conflicto aquí, es ¿Que es la danza? Resolviendo eso, podemos situar las influencias que dieron paso al videodanza. Creo que lo que es importante también, es que actualmente hay que reconocer que el arte por fin es comprendido como una cuestión inserta en un sistema de relaciones y no como una cuestión aislada.
La producción artística actualmente no sólo necesita nutrirse de otras disciplinas artísticas sino de otros especialistas y campos de estudio ya sean humanos o científicos. Más allá de eso, creo que ambos ganan en sus lenguajes y desarrollo.
N.B. ¿Qué implicaciones tiene que en la videodanza existan rupturas de tiempo y espacio?
B.MP: Estas rupoturas están dadas por la cámara cuando registra y más claramente en el momento de la edición. No se si podría llamarlas “rupturas” o intervenciones. Se puede tener un guión hecho antes de filmar, puedes hacer un story board y seguir las estructuras cinematográficas para crear una obra de videodanza, como puedes no tenerlas. Incluso teniendo todo estructurado, en el momento de editar puedes cambiarlo todo. Creo que el montaje de la pieza es la etapa más importante del videodanza, puedes desencuadrar una imagen, la puedes recortar o invertir, puedes cambiar el tiempo del movimiento del bailarín, puedes incluir filtros de color y un sin número de efectos. Tiempo y espacio son conceptos fundamentales, que están en la creación misma de los movimientos de danza o la pieza coreográfica viva, incluso en el rodaje de la pieza y en la edición, que será finalmente la que dará el corte final de la obra. Trabajamos con un espacio que es el cuadro de la cámara y el de la pantalla de la editora, pensando claro, si vamos a crear este video para ser visto en una TV, en Internet o en pantalla grande, la composición se modificará y por tanto la percepción de la obra, su tiempo y espacio variará.
N.B. ¿Qué pasa con la narrativa de la danza al interactuar con el video? ¿Existirían nuevas narrativas para la danza?
B.MP: Pienso que el video no es tan sólo una herramienta o un medio, sino también uno podría apelar a su función política si pensamos en cómo se instaló el video en el arte y su función técnicacultural, en la era digital y la tecnología. Lógicamente el video crea nuevas narrativas también, ya que posibilita otras estrategias estéticas que no son posibles con la danza en sí misma. Si me dices, danza-interacción-video, me imagino también otro tipo de obras, no de videodanza, sino aquellas que utilizan el video de otras maneras, ya sea como escenografía móvil, como instalación o aquellas más sofisticadas en el desarrollo de softwares interactivos y telemática, por ejemplo. Sin duda, con esto hay una ruptura tanto desde los puntos de partida, los procesos y sus resultados. Hay muchos procedimientos que han cambiado a partir de las nuevas tecnologías en la danza. En mi caso por ejemplo, la creación pasa mucho por la experimentación, la investigación y también el estudio de campos teóricos y prácticos que podrían pensarse como ajenos a la práctica artística. Los puntos de partida son preguntas, preocupaciones o tesis a resolver, más que una temática preestablecida, entonces el desarrollo de este proceso creativo es la resolución de problemas más que crear una obra acabada, el arte como ejercicio del hacer. Junto con las otras "rupturas" que arrojan este tipo de trabajos en danza, las narrativas se expresan en distintos planos paralelos, el cuerpo en movimiento, el sonido y la imagen. Lo que se narra es la interpretación de este movimiento en una forma o un sonido, es decir, un ciego podría escuchar cómo se mueve su cuerpo y un sordo podría ver cómo se traduce su cuerpo en imagen. ¿Que tipo de narración tenemos aquí? Una narrativa de la traducción científica, una narrativa del fragmento, otras... En el caso del videodanza, las maneras de narrar son en algunos casos fragmentarias, el resto, el trozo, sugiere un todo que no es necesariamente presentado. Hay un otro lado que se enuncia pero no se declama. Personalmente creo que los videos que me sugieren, me seducen más que los que me informan; creo que el arte tiene que ver con esa práctica, la de la seducción. Esta seducción no me parece que deba ser siempre a nivel emocional, sino también intelectual, tiene que ver con la subversión simbólica, interrelacionar conceptos y espacios. Creo que hay dos tipos de narrativas que aportan al videodanza y por ende se relacionan con la creación coreográfica, las utilizadas en las artes visuales y las cinematográficas. La primera más apegada al concepto, la experimentación y la gráfica; la segunda, hacia las narrativas lineales o discontinuas que se desprenden de la historia. Si entendiéramos el video como registro u observación, no podríamos hablar de videodanza. El video creado para una obra escénica es una cosa diferente pienso a la creación de videodanza. Esto porque en lo primero, pensamos en un espacio teatral, o sala o muro...es una pantalla inserta dentro de otro espacio donde hay cuerpos, objetos, luces, etc. Entonces pensamos en un video que interactúe con el bailarín o performer, así como todos los elementos de la escena.
Cuando pensamos en videodanza, establecemos como espacio final de exposición la pantalla. Por ende, como el pintor trabaja con un plano, la tela, nosotros trabajaremos con el espacio de la cámara como espacio de composición, luego el monitor de la editora, para pasar, como dije, a exhibir la obra en una pantalla.
N.B. ¿Cómo es la producción de tus obras de videodanza y cómo te relacionas con tu equipo de trabajo (bailarines, camarógrafos, etc.)?
B.MP: Mis trabajos han tenido desde sus inicio hasta la actualidad diferentes maneras de abordar, tanto en términos de equipo de trabajo, como de intensiones y estéticas. El 2002 con la Compañía Caída Libre realicé el primer videodanza que se llamó Cuerpo Cierto (Ejercicio 1). Este trabajo lo realicé con los bailarines de la Cía. y con el artista audiovisual Claudio Sepúlveda. En la Cía. Caída Libre han participado diferentes intérpretes de danza, músicos y otros, dependiendo de las necesidades del trabajo que realice, pero no es que trabaje siempre con la misma gente. Cuerpo Cierto (Ejercicio 1) y Las Manchadas ( Ejercicio 2 ) realizado el 2004, fueron trabajos en los que tuve colaboración de otros artistas audiovisuales, que además me fueron aportando conocimientos. Para el 2005 yo comencé a realizar mis propios videos y me fui alejando de las metodologías y estéticas utilizadas en estos primeros trabajos más cercanos a la danza para la cámara, hacia trabajos más experimentales donde el video pasó a ser una herramienta para resolver preguntas que tenia acerca de la danza, interrelacionar espacios simbólicos, y experimentar-aprender sobre los medios, por ejemplo la edición digital. Si bien a veces invitaba a trabajar a algún bailarín, la idea de un otro, se me hizo cada vez menos indispensable, comencé a trabajar conmigo misma con cámara fija, o simplemente registrado bailarines anónimos en espacios públicos, editaba el material, tomaba la cámara y para algunos videos hice yo el sonido, en otros me acompañó la música de mi amigo Juan Manuel Aburto. El último trabajo que hice el 2009, es un videodanza en 3D. Lo que me motiva es que esta desaparición del otro que mencioné anteriormente, se expresa en que ya ni siquiera necesito una cámara, es uno y la maquina -el computador- para crear un cuerpo al que le das vida digitalmente. Es muy extraño si uno se pone a pensar en esta desaparición del cuerpo, la creación de nuevas corporalidades, la clonación, la replica, el híbrido, todo a través de la computación. Para mi el videodanza fue en sus orígenes una manera de relacionar los campos de estudio que desarrollé, las Artes Visuales y la Danza, sin embargo cuando comencé, no sabía que lo que estaba haciendo era "videodanza". Mi inquietud me llevó a investigar sobre el formato, intentar situar esto en algún lugar y el formato más coherente era el videodanza. El primer trabajo fue una obra especialmente creada para la cámara, no para ser exhibida en una obra de danza, pero aún hasta el segundo trabajo mantenía la idea de representación de una idea o temática, todo eso se fue rompiendo cada vez más y el video se trasformó en otro tipo de herramienta, de traducción, de respuesta, de interrelación, de crítica. Creo que el videodanza es en sí un formato experimental, no me interesa llegar a una "perfección" de los planos, la estéticas y la técnica, creo que eso sería mi máximo aburrimiento. Me aburre ver los autores que se auto-copian, una y otra vez, ya sea en la Danza, el Teatro, el Videodanza o lo que sea. Por ahí dicen que la "madurez" del artista pasa por sellar un "lenguaje" propio, por lo tanto ¿eso contribuye a que las obras repitan las mismas estrategias estéticas con otros temas? Si bien, como nuestra personalidad, hay cosas que se repetirán siempre, en la creación pienso que debe haber transformación, errores, proceso, cambios. Cuando veo eso en la obra de una artista y la logro comparar con una suya anterior, es cuando me conmueve, porque veo que ese artista está realmente vivo y no simplemente repite recetas, o patrones que ya antes le dieron resultado. Si el artista no rompe consigo mismo, entonces al menos yo le pierdo el sentido. Cada obra es un desafío, es un espacio de muchas interrogantes, errores y pruebas, donde muchas veces las metodologías antes utilizadas se deben reciclar porque directamente no posibilitan respuestas para este nuevo trabajo.
N.B. ¿Cómo se encuentra la videodanza actualmente?
B.MP: El Videodanza en Chile actualmente ha arrojado nuevos creadores, en Santiago y también en algunas Regiones de Chile, cosa que hace tres años atrás no existía. Creo que esto ha sido apoyado también por artistas que han mostrado sus trabajos en festivales internacionales, por ciertas redes de videodanza como el Foro Latinoamericano de Videodanza, y la Red de Videodanza de Chile y por Muestras de obras nacionales e internacionales. Mi experiencia en términos pedagógicos, es que cada vez hay más interés por insertar cursos cortos de Videodanza en espacios culturales alternativos y cursos electivos en instituciones académicas. Los factores en contra son que aún existe mucha ignorancia en lo que consiste este tipo de obras y no hay desarrollo reflexivo, teórico. A través de la publicación INTERFERENCIAS publicada el 2009, intento entregar algunos textos que realicé de manera independiente respecto al videodanza y aquellas producciones híbridas. Sin embargo, creo que ni las instituciones académicas, ni los teóricos, han hecho un trabajo serio en este sentido. No se han dado el tiempo de investigar ni crear un campo teórico que permita estudiar estos nuevos formatos, y si se dan un poco de tiempo en algunos casos, se auto-desvalida el texto, dado que las referencias pasan más por la empatía o antipatía del escritor, más que por realizar un trabajo profesional donde el trabajo esté por sobre cuestiones personales. Finalmente, el trabajo de recopilación en Chile lo están realizando distintos alumnos de los últimos años de Cine, Danza y Artes Visuales, que documenta el proceso que el videodanza ha tenido en Chile desde sus inicios hasta hoy en día.

Esta entrevista forma parte de la investigación: El Cuerpo Fragmentado, Tecnología de la imagen y el cuerpo, dentro de la Maestría en Artes Visuales, ENAP – UNAM (2009-2011).

Iniciohref="http://www.haydelachino.info/">