Internet y libertad de expresión en México

  • Posted on: 1 August 2015
  • By: hayde



El Estado moderno mexicano se ha caracterizado siempre por su autoritarismo y la sistemática eliminación de cualquier voz disidente. El férreo control sobre los medios de comunicación tiene como objetivo difundir una única versión de los hechos. a lo largo de la historia moderna de México el control total de los medios le ha permitido al Estado, entre otras razones, controlar la opinión pública. Ella fue una de las razones que llevó a miles de estudiantes a las calles a exigir un acceso democrático y transparente a estos medios, este movimiento fue conocido como #YoSoy132 que tuvo una destacada presencia durante las elecciones que llevaron a Enrique Peña Nieto al poder.

Este movimiento hizo evidente a nivel internacional la forma en que el gobierno, en alianza con los monopolios de la radio difusión, controlan la información. Sin embargo, con la llegada de internet, fue posible que ciudadanos, organizaciones defensoras de derechos humanos, movimientos sociales, pudieron contar con un medio de difusión propios, a través del cual oponer otra versión de la situación que se vive en el país a la oficialmente difundida, lo cual ha generado que el gobierno y sus agentes esté en la constante mirada de los ciudadanos.

Internet ha permitido que se pueda dar una visión más compleja de la realidad que se vive en México, en los últimos tiempos han surgido varios medios independientes y ciudadanos que ejercen un importante ejercicio de contrainformación que está permitiendo mostrar el nivel de corrupción e impunidad que se vive en el país, así como las consecuencias de las guerras entre los diversos cárteles del narcotráfico.
Por esta razón, tanto los grupos del crimen organizado como el propio gobierno han emprendido diversas acciones punitivas contra quienes hacen uso de internet para denunciar la situación actual en México.

Periodistas y activistas son permanentemente amenazados tanto por el crimen organizado como por gobiernos corruptos que buscan acallar toda voz crítica al gobierno, lo cual ha convertido a México en uno de los países más peligrosos, de acuerdo con Periodistas sin Fronteras (ver nota aquí)href="https://es.rsf.org/report-mexico,184.html"> en la última década han sido asesinados más de 80 periodistas y 17 han desaparecido. Sin que el gobierno mexicano haya tomado ningún tipo de medidas para castigar a los culpables o para garantizar la libertad de expresión de ciudadanos y profesionales de la comunicación.

La situación no es mejor para los medialibristas y activistas que a través de redes sociales, páginas web y blogs denuncian los casos de corrupción de los gobernantes mexicanos, tan sólo en 2013, en una práctica común de los cuerpos policiales mexicanos, fueron detenidos y torturados 6 activistas digitales.

Un caso polémico fue el de Gustavo Maldonado López, miembro de Anonymous, quien a través de diversas redes sociales se dedicó a denunciar diversos actos graves de corrupción del gobernador de la provincia de Chiapas así mismo señaló que el político en cuestión había comprado software para espiar a los activistas. A Gustavo le fueron fabricadas pruebas, pero logró salir libre gracias a la denuncia y protesta de muchos otros activistas. (Aquí nota en Revista Procesohref="http://www.proceso.com.mx/?p=357382"> y acá nota en El Toquehref="https://eltoque.com/texto/ciberactivistas-en-mexico-un-colectivo-incomodo">).

Como consecuencia de esta detención, muchos activistas de esta provincia cerraron sus cuentas ante el temor de ser perseguidos por el gobierno.

Detenciones, torturas y fabricación de pruebas son mensajes enviados a los ciberactivista sobre las consecuencias de ejercer denuncias y críticas, a través de internet, contra el gobierno mexicano.

El julio de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto, promulgó la polémica Ley Federal de Telecomunicaciones (Telecom), en el proyecto original de las Leyes Secundarias de la Telecom se establecía la posibilidad de que el gobierno pudiera solicitar a concesionarios de servicio de internet bloquear sitios o contenidos; texto que fue retirado del cuerpo de la ley ante las masivas protestas de la sociedad civil, académicos y profesionales por considerar este punto como violatorio de la libertad de expresión.

Las violaciones a la libertad de expresión se traducen tanto en actos intimidatorios contra periodistas y ciberactivistas, como en una sistemática vigilancia de redes sociales. En fechas recientes se dio a conocer que México es el principal cliente de Hacking Team quien vendió software a través del cual se puede violar la seguridad de computadoras y teléfonos celulares, entre las instituciones que han adquirido este software está el Centro de Investigación y Seguridad Nacional. (Ver notahref="http://www.sinembargo.mx/07-07-2015/1405444">)

A esto es parte de una amplia estrategia del gobierno mexicano que busca vigilar y controlar lo que ocurre en internet. Además de la vigilancia, el gobierno federal ha contratado a cientos de bots que están al tanto de lo que ocurre en redes sociales y en general en internet, (ver nota) así realizan acciones contra páginas de activistas y defensores de derechos humanos con objeto de tirarlas, amenazan a tuiteros y realizan acciones para tirar hastags que sean críticos del gobierno, como en el caso del #YaMeCanse que acompañó la protesta ciudadana por lo ocurrido con los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

En estos videos se puede ver cómo actuaron los bots del gobierno para tirar el hasta #YaMeCanse





Todo este panorama nos lleva a la conclusión que en México, si bien existen leyes escritas que se suponen garantizan la libertad de expresión, en los hechos estamos ante un gobierno que es el principal violador de la legalidad y que está dispuesto a acallar a todas las voces críticas, a pesar de ello, la acción de millones a ciberactivistas lograron que se conociera a nivel mundial la situación que se vive en México y que hoy el gobierno mexicano esté bajo observancia internacional.