Germán Jauregui: lo importante son las obras que nos unen.

  • Posted on: 1 November 2010
  • By: hayde

Germán Jauregui español de nacimiento pero errante por decisión propia, desde 1998 ha estado ligado a la compañía de danza Última Vez que dirige Wim Vandekeybus. En su proceso personal se encuentra en la búsqueda de su propia voz, lo que lo ha llevado a incursionar como coreógrafo. Su presencia en México se torna cada vez más constante, se le ve dando talleres, montando obras. Esta entrevista es un intento por atisbar en más detalles para conocer a Germán.

Hayde Lachino (HL).- ¿Cómo se puede construir una voz propia después de trabajar por más de diez años con un coreógrafo como Wim?
Germán Jauregui (GJ).- Yo creo que tengo muchas influencias tanto de Wim como de toda la gente que pasó por Última Vez, porque Wim no es un coreógrafo que se pare frente a ti y te diga: has esto, has lo otro, sino que permite que tú propongas, deja muchos espacios abiertos para que cada quien aporte sus propias ideas; entonces yo tengo influencia por supuesto que de él porque trabajé muchos año en la compañía, pero también de otros. Ahora mismo, mi línea es encontrar mi propio universo personal en donde hay influencias de antes y después de Última vez.
Yo no quiero repetir lo que hice con Wim, yo voy a la búsqueda de mi propio universo, de mi propia manera de hacer las cosas. A fin de cuentas, somos una suma de todos los que han pasado por nuestra vida y que nos han dejado algo.

Pero en la obra de Germán son evidentes todavía las influencias de Wim, en la manera de componer, un uso de narrativas no lineales pero si causales. La mayor influencia se nota en la manera de ver el cuerpo, de entender el movimiento y no puede ser de otra manera, construir una voz propia es un proceso complejo.

HL.- ¿Cuál es tu visión de la danza, del cuerpo?
GJ.- La danza y el cuerpo son un mero instrumento, yo no distingo entre danza o teatro para mi son artes escénicas, porque pienso que lo importante es sugerir, entonces si tienes una idea que quieres mostrar, hago uso de todo lo que tengo a mano, sea danza o teatro y ellos están al servicio de una idea. Para mi son instrumentos como lo son la luz, el texto, el cuerpo. Para mi lo importante es que todo lo que vemos en escena estén al servicio de una idea. A mi lo que me importa no es tanto la técnica sino que el cuerpo exprese.

La respuesta me sorprende un poco ya que en los montajes de Jauregui se hace patente que su lenguaje está basado en grandes habilidades técnicas de sus bailarines.

HL.- ¿Pero cómo es esto, tus obras requieren de bailarines muy sólidos técnicamente?
GJ.- La técnica es importante pero no me interesa que se vea, porque lo importante es que esté en función de algo, creo que lo importante es que la técnica también está al servicio de una idea y es esa idea lo que tiene que estar presente; si cuando vamos a una función si sólo se ve la técnica, entonces en algo hemos fallado.
Ahora bien, entre más técnica es mejor porque controlar más el cuerpo y más fácilmente puedes decir algo. Un bailarín que tiene una gran técnica tiene más recursos para abordar de mejor manera la escena, pero no es la técnica lo que me preocupa, sino que ese cuerpo sea capaz de expresar algo.

HL.- ¿Entonces por qué tanta exigencia técnica?
GJ.- Yo tengo el mismo nivel de exigencia con la técnica como lo tengo con el texto, con la luz, con la música, cada espectáculo te pide ciertas cosas, entonces para mi es muy importante que el rigor y la exigencia sea con todos los elementos que intervienen en una obra.

HL.- En una entrevista tu declaraste que no te interesaba hacer obras para el medio de la danza ¿cómo es esto?
GJ.- No me interesa hacer espectáculo para el medio de la danza, eso es medio snob. Creo que el trabajo escénico debe estar dirigido a todo aquello que nos une. No le encuentro sentido a esos espectáculos de danza que para entenderlos tienes que tener como un bagaje previo, eso me molesta y lo encuentro snob.
Para como está el mundo creo más importante hacer obras que nos unan. Mi propósito es hacer obras que tengan el mayor alcance posible, que convoquen a la mayor cantidad de espectadores.

Hoy las fronteras que separan las diferentes disciplinas artísticas son difusas, los autores acuden a aquellas que mejor les permitan transmitir una idea; en las obras de Germán vemos teatro, danza y música.

HL.- Tú has definido que tu trabajo es escénico, es decir, no distingues entre danza o teatro, ¿pero cuál es la diferencia entre trabajar con actores y trabajar con bailarines?
GJ.- Hay una diferencia entre trabajar con actores y trabajar con bailarines, porque estos tiene un entrenamiento muy riguroso, tienen mayor conocimiento de su cuerpo pero tienen una serie de hábitos que a veces es difícil moverlos de ahí; los actores también tienen hábitos pero a veces es más fácil moverlos de sus lugares conocidos; sin embargo el bailarín es más puro, más instintivo, tiene una suerte de inocencia casi virginal.
En todo caso de lo que se trata es de aprovechar la técnica pero no bloquearse, no quedarse ahí, sino más bien probar todo el tiempo cómo me muevo, encontrar las diferencias, ver que somos capaces de mirar desde afuera para encontrar zonas dentro de uno que nos son desconocidas. El punto es no quedarse con los hábitos, sino explorar.

HL.- ¿Cómo ves tu la situación de la danza en España?
GJ.- Llevo muchos años viviendo fuera de España, así que conozco poco el panorama, pero si puedo decir que este es un momento malo debido a la crisis económica, ya que se han eliminado subvenciones a la cultura y en ese contexto, sólo las compañías más estructuradas, de mayor antigüedad, sobreviven. Hay poca exploración y experimentación, la gente hace lo que está de moda porque de esa manera aseguran su propia supervivencia, ello en detrimento de la calidad. Es un mal momento para la danza en España.

HL.- ¿Por qué trabajar con artistas mexicano?
GJ.- El trabajo con los creadores mexicanos es un ejemplo de lo que yo considero el camino por dónde ir, para crear puentes. En el mundo que estamos viviendo hay cada vez más distancia social, la gente está aislada, hay más fronteras, mas desconfianza; entonces estos proyectos de acercamiento son puentes, son conexiones, cosas que nos unen, que demuestran que cuando hacemos un esfuerzo por entendernos lo logramos y esa es la base; trabajar a partir de las cosas que nos unen.

(Agradezco al Festival Internacional de Danza-Extremadura-Lenguaje Contemporáneo y en especial a Conny Guarneros begin_of_the_skype_highlighting     end_of_the_skype_highlighting por la ayuda otorgada para realizar esta entrevista)

Iniciohref="http://www.haydelachino.info/">

Comentarios

Pues mi querida Hayde, muchas gracias a tí por el espacio otorgado al festival, estamos entrando en una era digital, donde los medios electronicos y las redes sociales jugaron un papel bien importante en la realización del festival.

Me alegra que haya podido ser el enlace para que realizaras la entrevista, la función estubo muy buena, los bailarines festejarón por ser su última presentación, y Germán se fue muy complacido con el proyecto.

Muchos abrazos =)